Nace Tribut Barcelona. Los grandes vinos también se sirven por copas

Portada Tribut Barcelona

Tribut Barcelona ofrece más de 200 referencias en vinos por copas / En la foto nos atiende el sumiller Víctor Prats

Hay pocas ciudades en el mundo en las que disfrutar de los grandes vinos sea tan democrático como en Barcelona. Tribut, que acaba de inaugurarse en el distrito de Les Corts, frente a la sede de Catalunya Ràdio, es la eclosión del concepto que se inició hace unos años en el anterior El Petit Celler. Se trata de aprovechar la tecnología Coravin para servir por copas los grandes vinos del mundo. Con tal oferta de vinos de diferentes añadas por copas, un espacio como este, en ciudades como Londres sería un club privado. “En Barcelona hemos abierto al público un espacio amplio, confortable y contemporáneo”. Así, nos resume el sumiller jefe Bernat Martínez la filosofía de Tribut.

Sumiller y espacios de Tribut Barcelona

El sumiller jefe es Bernat Martínez, que procede de Àbac / Imagen del interior de Tribut Barcelona

“Al servirlos por copas en Tribut, en Barcelona, hemos puesto estos vinos míticos al alcance de la gente”, añade el sumiller jefe. Bernat Martínez, nos explica que los mercados internacionales se disputan estos vinos, ya que hay una oferta más que limitada. De otro modo, estas valiosas botellas acabarían vendidas por Internet a Hong Kong, Tokio o Singapur.La idea inicial de servir vinos por copas se ha elevado con la carta del nuevo Tribut de El Petit Celler a unos 140 vinos tranquilos, 60 vinos generosos, además de cavas y champagne. La oferta de vinos por copas es tal, que tres sumilleres aconsejan a los clientes en la sala,. Bien orientados, incluso es posible hacer una degustación de diversas añadas (cata vertical), con vinos de gamas y precios muy diversos. Los medios de comunicación se han referido a la impresionante oferta de añadas de Vega Sicilia Único. “¿Quién no ha querido probar algún día un Vega Sicilia del 76 o del año en el que nació?”, nos explica el sumiller jefe de Tribut.

“¿Quién no ha querido probar algún día un Vega Sicilia del 76 o del año en que nació?”

Sin embargo, también le preguntamos a Bernat, por otras opciones. “Hay muchas para todos los amantes del vino”, responde. Por ejemplo, con la carta de Tribut, puedes hacer una vertical impresionante comparando la evolución de tres añadas de un gran Priorat como el Selecció Especial Vinyes Velles de Ferrer Bobet de 2009, 2010 y 2011, el primer vino de la bodega. Desde unos 15 euros, en total,  están disponibles estas tres añadas, en tastets, de esta cariñena con un gran potencial de recorrido en botella: “Un gran vino con una marcada mineralidad profunda y fresca”.

Sala de catas del almacén en Tribut Barcelona

Una parte del anterior almacén, es ahora sala de catas. Es uno de los espacios más interesantes de Tribut Barcelona

El sumiller jefe de Tribut también nos explica que gestionar una oferta tan amplia de vinos por copas es complicadísimo. El equipo de sumillers de Tribut El Petit Celler “tiene que controlar estrictamente el momento de apertura y de cada servicio de una botella”.

Las botellas servidas con Coravin, nunca llegan a abrirse, ni a vaciarse. Esta tecnología extrae el vino que se sirve en la copa con una aguja a través del corcho y rellena el vacío que deja el vino en la botella con argón.

Bernat Martínez: “El equipo de sumillers de Petit Celler tiene que controlar estrictamente el momento de apertura y de cada servicio de una botella”

El propietario de Tribut es el manresano Sebastià Lozano, un sumiller de formación que cuenta con sumilleres para impulsar sus proyectos. Empezó como distribuidor de vino en el Bages, donde había un vacío de mercado y la cosa tiró. Ha sabido rodearse de un equipo competente, aunque nada elitista, comprometido con el territorio y la cultura del vino, como Antonio Lopo, o Sergi Figueras (mejor sumiller de España y de Cataluña en 2012). También, ha formado parte del equipo de El Petit Celler Josep Pelegrín, mejor sumiller de España 2016.  Ahora, también incluye a Bernat Martínez, que anteriormente había estado en Àbac.

Añadas de Ferrer Bobet disponibles en Tribut Barcelona

2012 es una excepcional añada de Ferrer Bobet Selecció Especial Vinyes Velles, en Tribut Barcelona

Le pedimos al sumiller jefe de Tribut, Bernat Martínez que nos haga una propuesta de tres vinos por copas, que no nos dejen impasibles por unos 20 euros. Este es el resultado:

“Por ejemplo, puedes tomar un 1er Cru de la Borgoña excepcional como es Champs Pimont 2012 de Domaine Jacques Prieur Beaune; un Soler Gibert Reserva de 1988, una cabernet con una sorprendente evolución en botella equiparable a un gran vino de Burdeos, pero elaborado en el Bages por un productor que ha sido un visionario; y hasta el prestigioso Alión 2012, el vino de Vega Sicilia que cada año se agota y que, por eso, es un privilegio poder probar las añadas que tenemos”.

¿Y que nos propondría catar en vinos rancios catalanes? “Yo, no me perdería el Sacristía Masia Roqueta R-2 de Abadal, elaborado a partir de madres (solera) de más de 50 años, de la variedad picapoll del Bages; o bien el vino rancio de garnacha Solera de 1888 de la Antiga Casa del Priorat Castell Montsant de Finca Fontanals, de unas barricas que el actual bodeguero recibió como herencia de una familiar con una carta en la que le pedía que siguiera su legado.

Nos explica que el rancio del Bages nos dará notas amables de dulcedumbre o tofe, mientras que en el del Priorat, destacan los aromas de ebanistería y laca propios de los rancios más viejos de la zona.

Si hasta ahora los apasionados del vino teníamos que reunir un grupo de amigos, más abundante cuan más cara era la botella a catar; ahora, la extensísima oferta de vinos por copas de Tribut Barcelona ha cambiado radicalmente el panorama. Se puede disfrutar de un tastet, media copa o copa entera. Como en red, los clientes de Tribut Barcelona van a disfrutar de la “apertura” de una misma botella sin necesidad de coincidir en el tiempo… y cada vez como recién abierta. Por si fuera poco, los vinos se sirven en copas ligerísimas como plumas, como las encumbradas Zalto o las gamas más altas de la histórica firma austríaca Riedel.

Por si fuera poco, los vinos se sirven en copas ligerísimas como plumas, como las encumbradas Zalto o en las gamas más altas de la austríaca Riedel.

Diseño de interiores de Tribut Barcelona

El diseño de interiores de Tribut Barcelona de influencia nórdica, transmite una personalidad elegante, pero funcional y abierta

Además, la carta de Tribut mantiene unas 60 referencias de vinos generosos andaluces, Jerez y Montilla-Moriles, por copas. Así, Tribut da continuidad al proyecto La Flor, que inició hace unos años. De este modo, se mantiene como el wine bar con más vinos generosos por copas de Barcelona. Aquí, se puede catar desde el Amontillado Solera Fundacional 1905 de Pérez Barquero (Montilla-Moriles), uno de los mejores del mundo con 100 Parker; o por bastante menos, disfrutar del espectacular palo cortado VORS de Urium o del impresionante Amontillado VORS de Juan Piñero. Estos dos, excelentes generosos jerezanos con más de 30 años de crianza oxidativa.

Tribut no descuida las degustaciones gastronómicas que prepara el cocinero Ferran Valverde. Las degustaciones se plantean como acompañamiento del vino: las primeras marcas de jamón, de conservas, el carro de quesos artesanos del mundo, ostras del número 3, embutidos catalanes, un genuino canelón de rostit, steak tartare de Angus, etc. Entre los vinos y algunas de sus tapas, maridados con el consejo de los tres sumilleres del equipo, en Tribut  también se puede cenar o comer perfectamente. El horario, desde las 11.00 h a las 23.00 h de lunes a sábado.

Maridajes en Tribut Barcelona

Maridajes en Tribut Barcelona de la cocina de Ferran Valverde. Ostra (núm. 3) con oloroso Piñero VORS +30 años (también con manzanilla pasada), y un steak tartare de Angus con el viura y malvasía de Sierra Cantabria, Organza 2011