La monastrell de Jumilla desde ‘El Origen’

El documental El Origen, impulsado por la DO Jumilla, es un trabajo de una estética muy cuidada, de unos 40 minutos de duración y dirigido por el creativo publicitario Jorge Martínez. El director murciano, conocido por su compromiso social, regresa a su propio origen para describir con planos preciosistas el esfuerzo de viticultores y bodegueros relatado por ellos mismos.

El documental pivota, como en una road movie, alrededor de un viaje de los sumilleres José Antonio Navarrete (Quique Dacosta Restaurante, Dénia, Alacant) y Juan Luis García Ruiz (Casa Marcial-Nacho Manzano, Parres, Asturias) por los viñedos y bodegas de Jumilla. Es el relato poético y pausado de una búsqueda en torno a la cultura del vino, sobre el trabajo de servicio del sumiller y sobre el ancestral paisaje vitícola de la zona. Sin embargo, durante esta búsqueda del origen, encontramos reflexiones muy realistas que explican cómo, desde los años 90, han emergido en Jumilla una serie de propuestas de prestigio que ponen el acento en los valores de la uva monastrell y su terroir, sacando partido de un “patrimonio histórico que se estaba perdiendo pero que está en fase de recuperación”. Un valor que había sido ignorado.

En este sentido, destacan las reflexiones de bodegueros como José María Vicente, Miguel Gil o Silvano García, así como las del crítico Víctor de la Serna, que nos hablan de la autenticidad de la monastrell plantada en los suelos calizos de Jumilla.  Con este “icono varietal”, según la expresión del sumiller José A. Navarrete, la zona se suma a las zonas emergentes más interesantes para los amantes del vino a nivel internacional.

El documental recoge testimonios como los del viticultor y presidente de la DO Jumilla Pedro Lencina; de Manolo Angosto y de Pitu Roca (Celler de Can Roca, Girona); de Quique Dacosta; del crítico Luis Gutiérrez; del sumiller Ferran Centelles; así como de bodegueros o del presidente de la Cooperativa Ontalba, entre otros.

Jumilla, la monastrell desde el origen

Jumilla©SMoro2510_preview

Viñedos de monastrell en Jumilla. Documental ‘El Origen’ Fotos: Sofía Moro

“Es la región del mundo que puede expresar a partir de un suelo, una variedad y por vejez, lo que es el Mediterráneo”

José Antonio Navarrete, sumiller jefe en Quique Dacosta,
en el documental El Origen impulsado por la DO Jumilla.

La expresión de la monastrell en altitud y suelos calizos
Si bien la geografía histórica y peninsular de la monastrell es más amplia e incluye además del altiplano de Jumilla-Yecla, a Bullas, Alacant, València, zonas de Cataluña… en el altiplano murciano la monastrell crece en un paisaje de secano, en suelos pobres formados por la erosión de las montañas calizas y a una altitud que va de los 400 y 800 m. Jumilla dispone de un patrimonio de viñas viejas por descubrir que la convierte en una auténtica reserva enológica.

La mejor descripción de un monastrell bien elaborado nos la ofrece, en el documental, el clarividente bodeguero José María Vicente: aromas de esparto, corteza de árbol, verticalidad, fluidez, longitud, cierta tanicidad para la evolución, “que capta el entorno, que huele a pino”

De monastrell a mourvèdre en Bandol, y viceversa

Jumilla©SMoro1104_preview (Copiar)

Vinos de monastrell de Jumilla y un Bandol. Foto: Sofía Moro

Aunque, el origen de la variedad se encuentra en nuestro litoral, donde hay referencias desde desde el siglo XVI, se expandió poco después hasta llegar al corazón de la Provenza. Ya en el siglo XX, algunas décadas después de la filoxera, fue en la zona productora vinculada al puerto mediterráneo de Bandol, en la Provenza, desde donde la monastrell o mourvèdre recuperó primero su dignidad internacional. Los viticultores del entorno de Bandol apostaron decididamente y de forma metódica por elaborar vinos elegantes y de prestigio con monastrell vinificada en fudres; un esfuerzo que se les reconoció a partir de los años 80. También en Châteauneuf-du-Pape producen vinos que la incluyen entre las variedades que conforman sus interminables coupages. Nuestra variedad histórica, la monastrell, se convertía en una variedad de prestigio en manos de los elaboradores del sur de Francia, cuando aquí todavía se comercializaba a granel, para dar color y grado a los caldos de otras zonas. Se la consideraba, erróneamente, una uva oxidativa que no podía dar vinos con gran recorrido en botella.

“Las que eran oxidativas eran las condiciones en las que durante siglos se vendimió y vinificó en Jumilla, con los remolques de uva pasando horas bajo un sol de justicia y la fermentación a temperatura ambiente de 40 grados…”, como ha recordado en diversas ocasiones el periodista Víctor de la Serna, que interviene en el documental El Origen. El crítico, buen conocedor de la historia de la variedad, destaca la capacidad de envejecimiento de esta casta y explica que es en Jumilla y el sureste peninsular donde tiene su patria..

El documental ‘El Origen’ recoge anécdotas como la que explica el propietario de El Rincón de Pepe (Murcia) que rellenó de vino murciano una botella vacía de Vega Sicilia y la sirvió a las autoridades de la zona; luego explicó a uno de los comensales, el alcalde de Murcia de por entonces, que con dicha treta quería demostrar como se despreciaban injustamente los vinos jumillanos en su propio origen. Son relatos reveladores de lo que ocurría en muchas zonas de España, que elaboraban vinos en un medio cuya personalidad se diluía con su venta a granel. Esta anécdota, contrasta con el impacto que ha tenido la reciente revolución que unos pocos productores han llevado a cabo en Jumilla.

Jumilla©SMoro1005_preview (Copiar)

José M. Vicente (Casa Castillo) con los sumilleres José A. Navarrete y Juan Luis García. Rodaje de ‘El Origen’ Foto: Sofía Moro

Una zona emergente y con personalidad
El escenario cambia a finales de los 90 en Jumilla, gracias al trabajo de algunos bodegueros de la zona, como José María Vicente de Casa Castillo, cuyos vinos Pie Franco y Las Gravas marcarán un hito indiscutible en el resurgimiento de la zona y la casta. Hoy la monastrell es una variedad prestigiada y que representa más del 80% de la superficie de Jumilla. Muchos han vuelto la mirada hacia el mediterráneo murciano y valenciano por el valioso patrimonio de que dispone.

Jumilla©SMoro3826_preview (Copiar)

Rodaje de ‘El Origen’ Foto: Sofía Moro

Un patrimonio enológico ancestral
Jumilla era, a principios del siglo pasado, una zona exportadora de vinos. Como otros territorios, atrajo a viticultores franceses que modernizaron la producción cuando la filoxera ya se expandía por sus lugares de origen. A Jumilla, la plaga le afectó algunos años, los primeros del siglo XX, pero solo dañó las vides de regadío. Las viñas de secano, en terrenos pedregosos denominados glacis de acumulación, fueron inviables a la devastación. Hoy, es una de las zonas con más viñedo de pie franco, es decir, viñedo sin injertar en el pie americano que se usó para eludir la plaga.

Jorge Martínez, director de ‘El Origen’
(Cartagena, 1976) Es un creativo publicitario con un fuerte compromiso social. Ha obtenido mas de 20 premios “Laus” de Diseño y Comunicación Gráfica. Entre su filmografía: “The Perfect Protein”, un proyecto de concienciación medio ambiental con algunos de los mejores cocineros del planeta; “Comer conocimiento”,  sobre el proceso creativo de Ferran Adrià  o “La guitarra vuela”, que rinde tributo a Paco de Lucía.

Jorge centra su labor en el contexto de la comunicación y la innovación social, dirigiendo la creatividad de la Fundació FC Barcelona, y desarrollando proyectos “transformadores” para diversas organizaciones sociales. Para Médicos Sin Fronteras ideó el proyecto “Pastillas contra el dolor ajeno”.

Aquí os dejamos el tráiler del documental ‘El Origen’.