4 cavas comprados en el supermercado y bien valorados por las guías Peñín y Supervinos 2018


Nuestra incursión en supermercados, guías en mano, acaba con estas cuatro compras. Su posición en los lineales, los hace de partida fáciles de encontrar, además destacan en diversas guías de vinos que hacen un exhaustivo trabajo de cata y valoración. Nos llevamos a casa cuatro cavas de diversos productores tras habernos documentado, con la Guía Peñín 2018 que redacta el equipo de José Peñín y Supervinos 2018 (Lince Editorial) del enólogo valenciano Joan C. Martín. La verdad es que tenemos que agradecer a estos autores, periodistas del vino veteranos, y a sus equipos el trabajo que hacen para democratizar la cultura del vino.

De Freixenet Primer Cuvée Cava Brut, el autor de la guía Supervinos 2018 escribe: “Este cava me impresionó y sedujo por su luminosa palidez”. Algo que nos ha confirmado personalmente. En la guía explica que la sensación que este cava le transmite es que “todo indica que en el prensado se obtuvo un auténtico cuvée, es decir un mosto casi flor resultante de una prensada de extracción baja”. Ahí están los 5 ojos que le otorga la edición 2018 de la guía Supervinos. “Aroma fresco, afrutado, a blancas frutas de hueso; su sabor de repostería, algo salino y casi muy seco”, explica en la guía. La verdad es que este cava es todo un gran descubrimiento que comparte ahora el autor de la guía. Además de macabeo, xarel·lo y parellada, el coupage incluye chardonnay. Nos ha costado unos 8 euros en un supermercado.

Al Cava Codorníu Cuvée Barcelona 1872 Brut, el equipo de Peñín le otorga en la Guía 2018, 88 puntos, lo que no está nada mal. 1872 es el año en el que Josep Raventós, fundador de la casa Codorníu, elaboró la primera botella de cava. La estética de la botella está inspirada en los vitrales modernistas. Como pecularidad, para hacer este cava la bodega ha recuperado sistemas de elaboración antiguos de la casa: adiciones de mosto fresco sobre el mosto en fermentación para controlar la temperatura (por capas), fermentación en tanques de cemento recubiertos de baldosas cerámicas o “cairons” y en cubas de roble, pero solo para potenciar las notas varietales, no para añadir tostados. También se utilizan depósitos de acero inoxidable, ya que la idea es adaptarlo a la actualidad. La Guía Peñín 2018 lo describe “con aromas a fruta fresca, cítricos, lías finas, hierbas de tocador…” Se elabora con macabeo, xarel·lo y parellada. Nos ha costado cerca de 7,5 euros en un supermercado.

Castillo de Perelada Brut Reserva, aparece bien referenciado en ambas guías. Nos ha costado cerca de 5,5 euros en un supermercado. Joan C. Martín, en su guía, lo incluye en la sección Supercavas. Supervinos 2018 lo califica con 4 ojos, el máximo de los que ha asignado en esta sección de espumosos de la guía, y lo define como “daliniano”. “Posee un aroma de confitura blanca y repostería que es muy intenso”, explica Martín en la guía Supervinos 2018. Joan cada año cata centenares de vinos que se pueden encontrar en supermercados y en este caso lo ha localizado en diez cadenas, nosotros lo hemos comprado en uno. No se queda atrás en la Guía Peñín 2018, que le otorga 88 puntos, y lo describe como “fruta madura, lías finas, hierbas secas, flores marchitas”. Recientemente la bodega ha actualizado la imagen de la botella, que viste un elegante color cielo.

Dominio de la Vega Authentique Brut Nature Reserva, tiene una crianza de unos 18 meses y es un clásico de diversas ediciones de la guía Supervinos, de Joan C. Martín, aunque en esta edición el autor ha reseñado el rosado de la misma bodega. La Guía Peñín 2018 le ha otorgado 87 puntos, al blanco, que no está nada mal y lo describe con aromas de “hierbas secas, intensidad media y lías finas”. Nosotros añadiríamos que tiene unas interesantes notas salinas. Se elabora en Requena (València) con macabeo y xarel·lo. La macabeo procede de viñedos que tienen una vejez media de 30 años. Nos ha costado cerca de 8,5 euros en un supermercado.